Pan de chía

Las semillas de chía, son pequeñas semillas negras originarias de Centroamérica ya utilizadas por mayas y aztecas como alimento y ofrenda a los dioses. Las semillas de chía se asociaban a poder y a vitalidad y se consumían como preparación ante esfuerzos especiales.
A las semillas de chía se le atribuyen dos veces la proteína de cualquier otra semilla, cinco veces el calcio de la leche entera, además del boro, mineral que ayuda a la absorción del calcio en los huesos, dos veces la cantidad de potasio de los plátanos, tres veces más antioxidantes que los arándanos y tres veces ms hierro que las espinacas, aparte de grandes cantidades de ácidos grasos omega 3. También son fuente de magnesio, manganeso, cobre, niacina, zinc y otras vitaminas.
El pan de chía es una sabrosa combinación de semillas de chía, maíz y tapioca con nuestra excelente harina de trigo del país.